ESP
viernes, 20 de abril de 2018
Orientación sobre la lectura
Visitas 667
- Por: Dpto. de Orientación
La lectura en las familias

 


El Departamento de Orientación, dentro del Plan de Lectura implantado en el centro, ha elaborado una serie de pautas para aconsejar a las familias y ayudar a sus hijos a leer en casa:

EI 3 y 4 años y anteriores.


Todas las familias deberían ser conscientes de la importancia que la lectura tiene para sus hijos porque sabemos que con los libros no sólo se aprende, sino que además se pasa bien. Leer es una actividad fundamental para adquirir conocimientos. Los profesores coinciden en afirmar que los niños/as que leen bien aprenden con más facilidad y  suelen obtener mayores éxitos y mejores calificaciones en los estudios.  A continuación, se muestran una serie de consejos que pretenden servir de punto de partida para fomentar familias comprometidas con la lectura:


  1. Crear un ambiente de lectura en casa: Dejarlos que cojan o toquen los libros a su gusto. Nunca decir cosas como: "cuidado que los libros se rompen y hay que tratarlos bien", o "No, en el suelo no se juega con libros”. Los libros para bebés son todoterreno y están preparados para que se juegue con ellos. A estas edades los libros tienen que ser un objeto de placer y disfrute. Si lo conseguimos ya nunca dejarán de serlo.
  2. Contar cuentos o historias. Da igual el momento, todos los niños disfrutan teniendo a sus padres al lado mientras les cuentan un cuento lleno de detalles, ése que tanto les gusta escuchar una y otra vez  además, es un potente estimulante para mejorar su autoestima. También podemos limitarnos a ver imágenes con él.
  3. Colocarlos de manera que estén a su alcance. Aunque durante estas edades los niños no lean, sí puede apetecerles jugar con los libros, mirar los dibujos, etc. Además, es importante que en lugar de colocarlos mostrando el lomo, los pongamos de manera que se vean las portadas, ya que es mucho más motivador y divertido.
  4. Que nos vea leer. Aunque sea pequeño y todavía no entienda lo que sucede, es muy recomendable que, mientras él juega solo, nosotros podamos sentarnos cerca de él con un libro entre las manos.
  5. Hacer del libro un regalo habitual. no dejéis la compra de libros para ocasiones esporádicas de carácter social, del mismo modo que a veces le compráis un juguete, chucherías, o le lleváis al cine como premio por algo que ha hecho, regaladle libros, pero no interesa que asocie siempre el obsequio con una conducta políticamente correcta sino como un acto de amor.                                                                                        
  6. Por último, recordar que mover la voluntad de vuestro hijo/a hacia la lectura requiere, como todo en educación, que estas técnicas y otras que os podáis inventar, las apliquéis con sentido común y con amor. Sentido común para elegir el momento más adecuado para llevarlas a cabo, respetando sus derechos como lector, y amor para comprender sus intereses, y solidarizarse con sus dificultades.


EP 5 años y Primer y Segundo ciclo de Educación Primaria

Todas las familias deberían ser conscientes de la importancia que la lectura tiene para sus hijos porque sabemos que con los libros no sólo se aprende, sino que además se pasa bien. Leer es una actividad fundamental para adquirir conocimientos. Los profesores coinciden en afirmar que los niños/as que leen bien aprenden con más facilidad y  suelen obtener mejores calificaciones.  A continuación, se muestran una serie de consejos que pretenden servir de punto de partida para fomentar familias comprometidas con la lectura:

  1. Crear un ambiente de lectura en casa: Reservar algún momento del día o de la semana para sentarnos en la sala a leer, pero sin obligarle a que lea. Él sabrá si quiere apuntarse. Al mismo tiempo, se debe fomentar y cuidar la biblioteca familiar o personal y destinar en casa un espacio adecuado para ello.
  2. Comentar los libros que estamos leyendo. Que nuestro hijo nos oiga comentar lo que hemos leído. Tanto si nos ha gustado como si no, lo que nos ha hecho reír o llorar, cómo el autor describe esa escena o la historia tan alucinante que explica. En definitiva, se trata de hablar de los libros con pasión, pero también con naturalidad.
  3. Buscar libros apropiados a su edad y a sus gustos: El mercado editorial ofrece una inmensa variedad de libros. Observar a vuestro hijo/a (si le gustan los animales, las estrellas,…) si lo conocemos seguro que acertamos. También podemos decantarnos por valores seguros, es decir, aquellos libros que sabemos que gustan a la mayoría, o podemos preguntarle al maestro/a, a los bibliotecarios e incluso podemos optar por comprarlos con ellos, de esta manera sentirán que participan en la elección y eso les hará mostrar más interés a la hora de leerlos.
  4. Visitar con frecuencia la biblioteca del colegio y la del pueblo. En la biblioteca no sólo podemos ojear muchos más libros de los que nunca podremos comprar, también podremos enterarnos de las múltiples actividades que se celebran relacionadas con la animación a la lectura que nos pueden interesar: lectura de cuentos en voz alta, obras de teatro de cuentos conocidos, manualidades relacionadas, creación de cuentos en grupo, etc.
  5. Ir a librerías con vuestro hijo/a: Es bueno integrar en vuestra vida cotidiana la visita a las librerías. Se puede hacer una visita mensual y dejar que vuestro hijo/a se mueva a sus anchas: que mire los libros, los dibujos, y que escoja el que más le guste.
  6. Los caminos que conducen a la lectura son muy diversos, la motivación no se consigue únicamente leyendo, también podemos realizar actividades como: Ir con él/ella a teatros, museos y otros espectáculos culturales. Utilizar juegos como: Scrable, Pictionary, buscar rimas, palabras encadenadas, refranes, frases hechas,… y otras que se os ocurran relacionadas con las letras.
  7. Leerle cuentos en voz alta. A todos los niños les encanta que sus padres se sienten a su lado y les lean un cuento. Debemos probar a entonar más y mejor, a atraer su atención con el entusiasmo de nuestra voz y a cambiar ésta según el personaje, en definitiva, hacer un poco de teatro.
  8. Hacer del libro un regalo habitual. Aunque la compra de un libro no debe ser algo excepcional, es importante que, cuando vayamos a comprar algún regalo, nos acordemos de los libros.
  9. Fomentar la comprensión antes que la rapidez. Si no lo hacemos así, perderemos a un lector.
  10. Animarlos también a escribir. Siempre que escribimos, necesariamente leemos. Por eso los niños que tienen dificultades para leer, si escriben a sus amigos en verano, hacen listas de la compra,  hacen rótulos en su habitación, etc., están leyendo y desarrollando su capacidad para leer más deprisa y con menos esfuerzo.


Por último, recordar que mover la voluntad de vuestro hijo/a hacia la lectura requiere, como todo en educación, que estas técnicas y otras que tú te puedes inventar, las apliques con sentido común y con amor. Sentido común para elegir el momento más adecuado para llevarlas a cabo, respetando sus derechos como lector, y amor para comprender sus intereses, y solidarizarse con sus dificultades.

                                                                               

 Tercer ciclo de E P y ESO:



La familia debe ser consciente de la importancia que la lectura tiene para sus hijos porque sabemos que con los libros no sólo se aprende, sino que además se pasa bien. Los profesores coinciden en afirmar que los niños/as que leen bien aprenden con más facilidad y  mejores calificaciones.  A continuación, se muestran una serie de consejos que pretenden servir de punto de partida para fomentar familias comprometidas con la lectura:

1.   Crear un ambiente de lectura en casa: tener momentos de silencio (TV y radio apagadas) o con algo de música suave. La lectura debe estar relacionada  con las palabras placer, relax y diversión y debe estar, simplemente, siempre permitida. Evitar obligar a leer (invitar con frases tipo "Voy a leer un rato, ¿quieres sentarte conmigo a leer?"etc.).  Comentar los libros que estamos leyendo de forma habitual y hacerlo con pasión, tanto si nos ha hecho reír como si era un “tostón”. Incluso pedirle que sea nuestro propio hijo quien nos recomiende alguno de los que más le han gustado.

 

2.   Suscribirlo a alguna publicación apta para su edad: una revista, un cómic, una colección de libros, pero que sea vuestro hijo/a quién la escoja. Es importante que vaya a su nombre y no al vuestro, recibir algo suyo hará que lo lea con más ganas porque eso forma parte de sus cosas.

 

3.   Interesaros por lo que lee y, lo que es más importante, escuchar con cariño y atención lo que os cuenta. A través del libro se establecen infinidad de vínculos emocionales entre padres e hijos. Nunca preguntar en forma de examen, evitar frases del tipo "Hazme un resumen del libro que estás leyendo", "¿Cómo se llama el personaje principal?", etc.

 

4.   Que os lean en voz alta. Se pueden aprovechar momentos como la plancha, mientras  cocinamos o simplemente estamos en el sofá. Durante la lectura del texto por parte de vuestro hijo/a, se debe procurar: - Que hable alto y claro. - Que articule y vocalice bien. - Explicarle las palabras que no entiende (tener diccionario a mano). - Que lea despacio, dando sentido a las frases, sin detenerse. - Que use la entonación apropiada, con expresividad, evitando la monotonía, y que adecue la voz y los gestos al tipo de texto que sea: poesía, descripción, diálogo etc.

 

5.   Conocer el tipo de lector que es, su ritmo, sus  gustos y respetarlo. No importa que lean mientras están comiendo el bocadillo, o que estén tumbados en la cama, lo importante es que se sientan a gusto leyendo. No caer en la trampa de considerar a los cómics como la lectura "fácil, infantil o mala" frente a la lectura de narrativa como la lectura "seria, adulta y buena".

 

6.   Hacer del libro un regalo habitual. Vuestro hijo se está formando como lector y una buena manera de apoyarlo es regalándole libros, pensando en sus gustos y no en los nuestros. Si, por ejemplo, están a punto de estrenar alguna película en el cine que nuestro hijo tiene muchas ganas de ver, podemos aprovechar para regalarle el libro antes de que vea la película. Igualmente, le podríais pedir que fuera él quien os hiciera a vosotros ese regalo y tuviera que esforzarse en buscar aquel llibro que le parece  mejor para vosotros. ¡Todo un ejercicio!

7.   Los caminos que conducen a la lectura son diversos, por eso hay que dejar que vuestro hijo/a vaya sólo a la biblioteca, librerías, museos y otros lugares de interés cultural.

8.  Convertir la tele en una aliada, no en un enemigo. Si la pequeña pantalla es lo que realmente le engancha, hay que fijarse en sus programas y películas preferidos y tratar de buscar libros relacionados con su pasión.

 

9.    Utilizar Internet. En la red hay infinidad de páginas dedicadas a la lectura: juegos, reportajes,…

10.  Fomentar la creación de una biblioteca personal o familiar desde los primeros años: un espacio de fácil acceso donde se irán colocando los libros regalados o comprados, pero también las revistas del colegio o los libritos que puedan ir haciendo en clase, álbumes de cromos y de fotos, etc.

     Por último, recordar que mover la voluntad de vuestro hijo/a hacia la lectura requiere, como todo en educación, que estas técnicas y otras que podamos inventar, se apliquen con sentido común y con amor. Sentido común para elegir el momento más adecuado para llevarlas a cabo, respetando sus derechos como lector, y amor para comprender sus intereses, y solidarizarse con sus dificultades. Ánimo.

 

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad